Una boda llena de emociones y grandes momentos acompañados de un día precioso en la hermosa Finca Lairaga. No puedo estar más feliz no solo por fotografiar su boda, sino por tener la suerte de haber conocido a sus protagonistas, muchas gracias Omara y Pedro por confiar en mi para este gran día.